Smart Cities: infraestructura verde contra la crisis del agua

  • marzo 29, 2018

Con motivo del Día Mundial de los Bosques (21/03) y el Día Mundial del Agua (hoy) queremos hacer hincapié en cómo el cambio climático está afectando a los recursos hídricos del planeta. Las soluciones, para esta crisis del agua, son más fáciles de lo que imaginamos.

El Día Mundial del Agua se celebra desde 1993, y cada año se busca resaltar un aspecto concreto relacionado con el agua. Este año, bajo el lema “La respuesta está en la naturaleza”, el desafío a tratar es encontrar soluciones en la naturaleza que nos ayuden a superar los problemas hídricos.

La crisis del agua: hoy y mañana

Según un reciente informe de la Unesco, en el último siglo la demanda de agua se ha “multiplicado por 6” a nivel mundial y, hace apenas un mes, conocíamos la noticia de que Ciudad del Cabo (Sudáfrica) podría convertirse en la primera ciudad del mundo sin agua corriente. Lejos de cambiar esta tendencia, para 2050, se estima que la mitad de la población mundial, unos 5.000 millones de personas, vivirá en zonas de escasez de agua. 

Además, de la superpoblación del planeta, el calentamiento global también está provocando fenómenos extremos, como sequías, inundaciones y la contaminación de las masas de agua, que se agravan con la deforestación y la degradación de suelos y cubiertas vegetales. Además, como alerta la AEAFMA (Asociación Española de Agentes Forestales y Medioambientales), el desequilibrio entre la demanda y la oferta, unido al uso fraudulento de algunos recursos hídricos, acrecientan la crisis del agua que vivimos disminuyendo al calidad de vida.

Soluciones al alcance de todos

Ante esta situación, y aprovechando el Día Mundial del Agua, diferentes organismos han lanzado propuestas a distintos niveles. Por una parte, la ONU plantea soluciones generales entre las que se encuentran la reforestación de bosques, la recuperación de humedales y el cuidado de nuestros ecosistemas para restaurar el ciclo del agua.

Por otra parte, la UNESCO aboga por la utilización de ‘infraestructura verde en las ciudades con la implantación de jardines en azoteas, muros verdes y mejora y ampliación de los parques y jardines.

La vegetación de nuestras ciudades ayuda, no solo a reducir la contaminación y a disminuir la temperatura media de la urbe, si no a retener y reciclar el agua, ya que el arbolado favorece la retención del agua de lluvia en el subsuelo y su aprovisionamiento como recurso hídrico subterráneo, compensando los problemas de drenaje asociados al incremento de suelos impermeables en el espacio urbano.

Para retener el agua, también es necesario evaluar la permeabilidad del suelo. A través de sistemas de drenaje sostenible, algunas ciudades en China pretenden reciclar el 70 % del agua de las precipitaciones. Son lo que se ha denominado ‘ciudades esponja’.

Soluciones verdes

En este punto, Green Urban Data a través del índice de calidad de la vegetación, evalúa la vegetación de las ciudades, ayudando a crear estrategias medioambientales para ampliar la cantidad y calidad de la cobertura vegetal. La vegetación de nuestras ciudades ayuda, no solo a reducir la contaminación y a disminuir la temperatura media de la urbe, si no a reciclar el agua, ya que casi la mitad de las precipitaciones (40%) proviene de la transpiración de las plantas.

Desde Green Urban Data ya estamos trabajando para proporcionar información y herramientas útiles para ayudar a mejorar la gestión de este recurso y evaluar su impacto y beneficios ambientales en las ciudades. En otra entrada anterior, analizamos que el arbolado del Jardín del Túria en la ciudad de Valencia, es capaz de retener unos 400 millones de litros de agua al año.

Y, por supuesto, es necesario que cada uno de nosotros seamos conscientes y responsables del uso del agua que realizamos en nuestro día a día, porque cada gota suma.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *