Cambios en el arbolado urbano para mejorar tu calidad de vida

  • agosto 21, 2017

Green Urban Data (GUD), en su afán por ofrecer información ambiental de entornos urbanos para mejorar la calidad de vida de sus ciudadanos; explora las posibilidades de la utilización de tecnologías de SIG, teledetección por satélite, open data y big data para proporcionar información útil y fácil de entender.

En este sentido, hace un tiempo, comenzó de forma paralela al desarrollo del primer mapa de calidad ambiental por barrios de Valencia y que ya presentamos en una entrada anterior (ver enlace). Pudo cruzar datos del open data ofrecido por el Ayuntamiento de Valencia, como los del inventario de arbolado.

Estos datos se pueden cruzar con el indicador de calidad de la vegetación obtenido por GUD mediante el uso de tecnologías de teledetección y SIG. De este modo, se obtuvo un mapa de calidad del arbolado urbano como el de la primera imagen de la entrada.

Sin embargo, estos datos no se pueden interpretar de la misma forma para todas las especies del arbolado urbano, deben ser analizados para cada especie de forma independiente, de manera que el indicador de calidad de la vegetación haga referencia a la especie analizada en particular.

Hace unas semanas, se pudo leer en la prensa local la siguiente noticia (ver enlace), relacionada con el anuncio de una posible nueva iniciativa del Ayuntamiento de Valencia, para sustituir los naranjos y palmeras por otras especies que ofrezcan mayores beneficios ambientales para los ciudadanos.

En relación con la noticia de esta propuesta, GUD se ha propuesto analizar el estado de calidad de los naranjos amargos en la ciudad de Valencia, obteniendo resultados interesantes, que a continuación desarrollamos.

De los 140.000 árboles de la ciudad, 12.264 (casi el 9%) son naranjos amargos. En la imagen superior se aprecia que la cantidad de estos naranjos en la ciudad es notable, especialmente en las zonas este y norte de la ciudad.

El conjunto de naranjos amargos se ha evaluado mediante el Índice de Vegetación de Diferencia Normalizada (NDVI), este es un índice usado para estimar la cantidad, calidad y desarrollo de la vegetación con base a la medición, por medio de sensores satelitales, de la intensidad de la radiación de ciertas bandas del espectro electromagnético que la vegetación emite o refleja.

Del total de naranjos amargos, el 81% presentan un índice de calidad malo (61%) o muy malo (20%). Mientras que los de calidad media (13%), buena (5%) o muy buena (1%) en conjunto solo engloban el 19% del total.

En las imágenes incluidas en esta entrada, la calidad de los naranjos se identifica por colores; los de calidad muy mala (rojo), calidad mala (naranja), media (amarillo), buena (verde claro) y muy buena (verde oscuro).

En la imagen superior se puede ver en detalle el análisis de la calidad de los naranjos en la zona centro de la ciudad, no hay muchos ejemplares, pero destacan su presencia y muy mala calidad en zonas peatonales del centro (próximas al Ayuntamiento y calle San Vicente Mártir). O de calidad mala en varias zonas del ensanche de Arrancapins y Tres Forques.

En esta imagen, vemos el análisis de la zona norte de la ciudad, donde se aprecia que los naranjos de peor calidad se concentran en los barrios de Benicalap, Sant Antoni y Orriols. Aunque cabe destacar también áreas localizadas como la Avda de Burjassot en Benicalap y algunas áreas menores en Marxalenes y Morvedre.

En la zona este de la ciudad, las zonas a destacar por mayor agrupación de naranjos amargos de calidad mala y muy mala son: Ciutat Jardí, L’Illa Perduda y algunos ejes singulares como Avda. Naranjos y áreas menores en el Cabanyal y la Creu del Grau.

Por último, como ejemplos de este análisis, visualizados con mayor detalle, se aportan algunas imágenes de áreas de la ciudad, como la que se aprecia sobre estas líneas, donde se distinguen con facilidad los ejemplares de mejor calidad (en el viejo cauce del Túria) y otros en peor estado en la Avda. Jacinto Benavente.

En esta otra imagen podemos ver con detalle el estado de mala calidad general en el tramo final de la Avda. de los Naranjos.

No obstante, la elección del arbolado urbano, y en concreto del arbolado viario, debe someterse a un cuidadoso estudio analizando diversos criterios como geometría, orientación, suelo, clima y entorno; pero además si pretendemos obtener de ellos un mayor beneficio ambiental y para la salud frente a los efectos del cambio climático (olas de calor, sequías, plagas, etc) e incluso ante el empeoramiento de la calidad del aire en la ciudad, la escasez de recursos o los escenarios previstos de aumento de población en ciudades para los próximos años.

La elección y mantenimiento del arbolado urbano, junto con otras decisiones de mejora en el entorno urbano (pavimentos, drenaje, sombras, nuevas zonas verdes, etc.) cobra aún mayor importancia, por lo que resulta necesario disponer de información ambiental en los entornos urbanos, este es el objetivo principal de Green Urban Data y por lo que estamos ya trabajando para contribuir a mejorar la calidad de vida de los ciudadanos.

https://www.greenurbandata.com/

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *